trastornos de alimentación

Trastornos de alimentación

Los trastornos de la conducta alimentaria son todos aquellos donde la persona está altamente preocupada por ganar peso y realiza conductas destinadas a perder peso que afectan a su salud y a su día a día. El tratamiento de la bulimia, anorexia y los atracones son los más frecuentes dentro de este tipo de problemas psicológicos.

Tipos de trastornos de la conducta alimentaria

Existen varios tipos de trastornos relacionados con la ingesta de comida, los más comunes son los siguientes:

  1. Anorexia nerviosa: Caracterizado por restringir la ingesta en niveles dañinos para la salud e incluso periodos de ayuno total. En ocasiones hay atracones esporádicos. Se acompañan también de ejercicio excesivo y todo tipo de conductas que puedan ayudar a comer menos y perder peso.
  2. Bulimia nerviosa: Este subtipo está caracterizado por atracones constantes, donde se ingiere una cantidad de comida muy superior a la esperada en ese periodo de tiempo. Durante estos momentos hay una pérdida de control en lo que consumen. Normalmente son alimentos de alta carga calórica.  Después llegan las sensaciones de sentirse lleno, de culpa y de asco que dan lugar a conductas de compensación como vomitos, laxantes o diuréticos, ejercicio intenso o ayuno.
  3. Trastorno por atracón: Atracones frecuentes derivados de ansiedad pero sin comportamientos compensatorios como vómitos y ayuno.

Están acompañadas de otros síntomas físicos y psicológicos:

tratamiento bulimia madrid

  • Depresión
  • Ansiedad
  • Preocupación constante por el peso.
  • Baja libido
  • Pérdida de interés en relaciones sociales
  • Rituales relacionados con la comida tanto en su ingesta como en su preparación.
  • Miedo al fracaso. Hiperexigencia consigo mismos.
  • Altísima necesidad de control de su entorno. Comportamientos destinados a tenerlo todo bajo control.
  • Dificultad para reconocer que hay un problema y ser conscientes del gran coste físico y emocional que tienen los comportamientos que llevan a cabo.

¿Porqué surgen los trastornos alimentarios?

Este tipo de trastornos son multifactoriales en su génesis ya que depende de muchos factores: familiares, culturales, de personalidad… Lo que se ha podido encontrar en común en algunos casos es crecer en un ambiente rígido y crítico. También tener a alguien en el entorno que, a su vez, padezca algún trastorno de la alimentación.

Implicaciones de los trastornos alimentarios: Los problemas con la comida tienen un impacto directo en la salud de los pacientes. Es un trastorno que repercute gravemente en los huesos, los dientes, la circulación, la menstruacion… llegando en algunos casos a ser causa de muerte. Psicológicamente hablando es algo muy doloroso y agobiante. Las personas que lo padecen se encuentran tristes y desesperadas. El dolor emocional es muy alto. En el ámbito social tiene un coste muy importante ya que aleja a las personas que lo padecen de relaciones sociales íntimas y satisfactorias. En muchos casos, además,  hay afectación en áreas académicas y laborales.

Tratamiento bulimia y anorexia

En los casos de trastornos de la conducta alimentaria analizar el caso concreto es fundamental para ser precisos en cada individuo. Sin embargo, se encuentran patrones similares en el mantenimiento del problema. Todo suele comenzar con un pensamiento o una sensación o un estímulo que activa el miedo a coger peso. Esto activa altamente a la persona y esa idea de engordar se le presenta como una realidad imposible de soportar.

Ante estas ideas y el miedo que activa tienen lugar dos grandes bloques de conductas que lo mantienen, comportamientos de compensación: dejar de comer, beber más agua, hacer ejercicio, pesar y controlar la comida, fijarse mucho en las calorías…

Cuando aparece el miedo a engordar estos mecanismos son compensatorios y ayudan a la persona a alejarse de lo que tanto temen. A corto plazo sienten que tienen el control y que no engordarán, sin embargo, a largo plazo, el miedo se va agudizando y cada vez va siendo más y más exigente hasta pedir concesiones mucho más grandes y peligrosas para el cuerpo. Si obedécenos a este miedo y nos dejamos llevar por él se puede llegar al ayuno o a la purga que tienen todos los peligros físicos mencionados anteriormente. Cada vez la persona es más esclava de estos pensamientos y del miedo, lo que le aleja de cosas que eran importantes en su vida y de la versión de ellos mismos que les gustaría ser.

Al tratar bulimia o anorexia ayudamos a identificar estos comportamientos y motivamos a reflexionar sobre la pérdida que suponen en la vida del paciente así como ayudarle a resistirse a este tipo de exigencias de la mente en favor de otras cosas que son más valiosas a largo plazo.

Los pensamientos y la rumia: cuando aparece el miedo y estos pensamientos sobre el peso y el fracaso la persona tiende a darles vueltas, a gastar grandes cantidades de energía mental en analizarlos y buscarle soluciones. Pasan mucho tiempo comparándose con los demás, pensando en maneras de comer menos o compensar los atracones, imaginando su vida con menos peso… Este tipo de comportamientos mentales es lo que llamamos la rumia, un factor central en el mantenimiento de este y otros trastornos psicológicos.

Pensar en ello ,no solo no soluciona nada ni nos quita el miedo, si no que parece que lo alimenta y lo hace más grande. Suele agobiar tanto que se alivian haciendo esas conductas de compensación que comentábamos más arriba. Además, estar enganchado a este tipo de pensamientos quitan nuestra concentración de otras cosas más valiosas y que nos harían sentir mejor y más satisfechos con nuestro día.

En terapia psicológica nos ayudamos del Mindfulness y de técnicas variadas para ayudar a captar cuánto tiempo gastamos en esto y conectar con todo lo que estamos perdiendo por decidir atender a esto.  La finalidad es aprender a dirigir nuestra atención a lo que nosotros elijamos y no hacerlo por sistema a aquellos miedos que nos acechan. Aprendemos a mover nuestra energía a otras cosas si valoramos que tenerla en esos pensamientos nos alejan a largo plazo de la persona que nos gustaría ser, e incluso en estos casos, de la salud y de la vida.

Como comentamos, conectar con las pérdidas de toda la obsesión con la comida y la figura es fundamental para ayudar a la persona a reconocer el problema. En SFR Psicología ayudamos a los pacientes a analizar lo que están perdiendo por ser esclavos del miedo a engordar y una vez contacten con ello ayudarles a poder elegir llevar sus esfuerzos a la vida y la salud.

Si tienes dudas o necesitas información puedes escribirnos o contactar con un psicólogo especializado.

ALGUNOS SÍNTOMAS
·
  Pérdida de peso debido a la restricción voluntaria de comer.
·
  Miedo desproporcionado a engordar.
·
  Excesiva preocupación por la imagen
·
Trastornos de alimentación