Terapia TOC

Trast. obsesivo compulsivo

El trastorno obsesivo compulsivo se define como un trastorno de ansiedad donde la persona tiene obsesiones (pensamientos recurrentes ) que le generan ansiedad, temor o aprensión. Ante la aparición de estos pensamientos parásitos la persona realiza algún ritual conductual (mental o visible) para neutralizar o evitar ese pensamiento, que llamamos compulsiones. Estas obsesiones y compulsiones generan un malestar importante en la vida de la persona ya que son esclavos de ellos y les alejan muchas veces de acciones importantes de su vida, punto en el que es recomendable pedir ayuda psicológica y seguir un tratamiento del TOC.

Este trastorno tiene alta incidencia en consultas. Algunos de los tipos más comunes son:

  1. Toc de limpieza y orden
  2. Toc de dudas y preguntas abstractas
  3. Toc de acumulación
  4. Toc para neutralizar pensamientos catastróficos o de miedo

Tratamiento TOC

El tratamiento del toc tiene como técnica fundamental la exposición con prevención de respuesta. La finalidad es exponerse a esos pensamientos o desasosiego sin realizar la compulsión.

Cuando aparece la obsesión en la mente de estas las personas se experimentan un miedo o incomodidad que la persona intenta quitarse por todos los medios. La forma más rápida a corto plazo es hacer o pensar algo que lo alivie. A corto plazo se consigue neutralizarla pero, a la larga, solo la estamos alimentando y haciéndola más fuerte.

Si hacemos esto durante un periodo largo de tiempo lo único que conseguimos es que la obsesión o el impulso sea más intenso y frecuente y aún nos cueste más resistirnos a hacer las compulsiones. Se produce así un círculo vicioso que causa un dolor emocional muy intenso y empieza a tener interferencias en nuestro día a día (pasar mucho tiempo limpiando en el caso del toc de limpieza o gastar casi todos nuestros recursos mentales en las neutralizaciones o rituales de pensamiento en el caso de toc de pensamientos catastróficos o dudas).

tratamiento TOC

El tratamiento del toc consiste en dejar de ser esclavos de estas demandas de nuestra mente. Cuando dejamos de obedecerlas por sistema conseguimos “adelgazar” a la obsesión o el impulso, haciéndola cada vez menos poderosa y reduciendo, a medio plazo, su frecuencia e intensidad. Para ello tenemos que aprender a resistir y aceptar la aparición de los pensamientos o sensaciones que nos empujan a ello. Conseguir esto es una práctica a la que recurrimos en terapia. Con técnicas muy variadas y Mindfulness podemos aprender a notar cómo nuestra mente nos lanza miedos y pensamientos de todo tipo y no tenemos porque actuar según sus demandas.

La mente es una “máquina” de lanzar contenidos de todo tipo y tenemos que perderle el miedo y dejar de creer todo lo que nos dice para ,simplemente, observarla y tomar las decisiones que mejor nos vengan a largo plazo. En todos los casos neutralizar esos pensamientos no es la mejor opción a la larga porque nos quitan tiempo para invertirlo en quien queremos ser.

Las personas que padecen TOC suelen ser personas exigentes, hiperresponsables y rígidas. Al igual que obedecen rígidamente ante la aparición de las obsesiones también pueden presentar el mismo patrón en otros aspectos de su vida. Es por esto que analizar a la persona globalmente es fundamental en sesión. Para llegar a todas las áreas que se puedan estar viendo afectadas por estos patrones de funcionamiento.

Desde las terapias cognitivo-conductuales de tercera generación y la terapia de aceptación y compromiso te ayudamos a entender cómo funciona tu mente, sin juzgarla y sin obedecerla y priorizando aquellas cosas que son importantes y que han quedado relegadas a un segundo plano por el TOC

Si sientes que estás viviendo una situación parecida a la que hemos planteado aquí, no dudes en escribirnos y contactar con nuestro equipo profesional.

ALGUNOS SÍNTOMAS
·
  Obsesiones y compulsiones mantenidas y retroalimentadas.
·
  Alto grado de ansiedad.
·
  Aparición de numerosos pensamientos obsesivos.
·
Numerosos rituales.